MW Cirugía Estética

 

 

Consulte Gratis

Tel. (54-11) 4964-3611
Billinghurst 1193
Piso 5 A
Ciudad de Buenos Aires Argentina.

 

Contacto




Rinoplastia

rinoplastia, cirugia de nariz, rinomodelacion, operacion de nariz, precio, cirugias de nariz, rinoplastia, cirugia de nariz, rinomodelacion, operacion de nariz, precio, cirugias de nariz, rinoplastia, cirugia de nariz, rinomodelacion, operacion de nariz, rinoplastia precio, cirugias de nariz cirugia de nariz, rinomodelacion, operacion de nariz, precio, cirugias de nariz, Rinoplastia | Cirugia de Nariz | Precios Rinoplastia

Solicite Consulta SIN CARGO

En la cirugía de nariz es muy importante saber cuál es la expectativa del paciente ya que los resultados están condicionados por varios factores, fundamentalmente por la deformidad nasal previa y el tipo de piel. El cirujano plástico con experiencia debe saber advertir o confirmar al paciente si el resultado esperado es posible o no.

Habitualmente no se realizan cicatrices externas, salvo que se requiera un tratamiento muy refinado de la punta nasal.

Lugar y duración de cirugía: las cirugías se realizan en diferentes sanatorios de la Capital Federal, con quirófanos debidamente habilitados por el ministerio de salud. El tiempo quirúrgico habitualmente es de alrededor de 60 minutos y la cirugía es ambulatoria.

Tipo de anestesia: Habitualmente se asocia anestesia local con una sedación profunda o anestesia general, para que no te moleste nada. Luego de la cirugía se indican analgésicos para prevenir la aparición de molestias.

Recuperación: El post operatorio no es doloroso pero sí un poco molesto, ya que se dificulta respirar por la nariz. Pueden aparecer moretones alrededor de los ojos. Se coloca un yeso nasal durante 7 días posteriores a la cirugía. No se puede realizar actividad física por 3 semanas y deportes de contacto por 2-3 meses.

Controles: se realizan en consultorio a semana de la cirugía y luego se van espaciando de acuerdo a cada caso.

Estudios preoperatorios: en general se solicitan: análisis de sangre, electrocardiograma y evaluación cardiológica. En caso de ser necesario se pueden requerir estudios adicionales.

Cirugía de Nariz | Cirujia Nariz

Presupuesto: Solicite Consulta SIN CARGO incluye honorarios médicos del equipo quirúrgico completo y anestesiólogo, sanatorio y quirófano con todos los gastos incluidos, todas las consultas y controles pre y post cirugía. Lo único que no incluye son los estudios preoperatorios, que se pueden solicitar a través de la obra social y la medicación postoperatoria.
Si sos del interior y no tenés pensado venir a Buenos Aires, podes realizar una consulta virtual por Skype o mail con nuestros especialistas, incluyendo fotos de frente y perfil, para poder definir el tipo de procedimiento, evacuar tus dudas, solicitar los estudios preoperatorios y asignarte turno de quirófano para que vengas a Bs. As. ya con todo listo para operar.

Información adicional

La rinoplastia tanto estética como funcional mejora la forma, el tamaño y la apariencia general de la nariz. El objetivo de la rinoplastia estética y funcional es conseguir una nariz de aspecto natural que ofrezca un balance adecuado con el resto de las estructuras faciales y que además responda criterios funcionales. Tradicionalmente se ha visto la rinoplastia como la cirugía para el tratamiento de las narices grandes que normalmente presentan una elevación del dorso en forma de giba. No obstante la rinoplastia puede tratar el dorso, la punta y el tabique (septum), dependiendo de las alteraciones estéticas o funcionales que se presenten. Las alteraciones de la nariz susceptibles de tratarse mediante la rinoplastia pueden ser de carácter funcional o estético:

  1. Las alteraciones funcionales abarcan una serie de patologías que dificultan la respiración, alteran el olfato, o provocan sinusitis maxilares o etmoidales. Las más frecuentes son la desviación del septum y la hipertrofia de los cornetes.
  2. Las alteraciones estéticas normalmente estriban en algún tipo de desproporción: por exceso, defecto, asimetría o desviación.


La rinoplastia es uno de los procedimientos más comunes de la cirugía plástica. Con la rinoplastia podemos reducir o aumentar el tamaño de su nariz, cambiar la forma de la punta de la nariz o del puente, mejorar la abertura de los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. Con ello conseguimos desde corregir un defecto de nacimiento, a mejorar la estética o ayudar a solucionar problemas funcionales de la respiración.

Los objetivos de la rinoplastia son los siguientes:

  • Armonizar la nariz en base a la cara del paciente.
  • Producir un resultado estético que deje la nariz sin huellas quirúrgicas evidentes (que no se note que fue operado).
  • Buscar resultados naturales.
  • Buscar que el paciente que respira mal por la nariz antes de operarse respire bien tras de la cirugía.
  • Buscar que el paciente que respira bien antes de operarse, respire bien después de la cirugía (cuidar la función nasal).
  • Cumplir los deseos estéticos del paciente en la medida que sea técnicamente posible.
  • Aconsejar al paciente en cuanto a los cambios que conviene realizar.


No existe una nariz ideal. A cada rostro, a cada cara, a cada conjunto de facciones, le corresponde una nariz.

Indicaciones para la cirugía estética de nariz

La rinoplastia o cirugía estética de la nariz, tiene como objeto mejorar la forma, el tamaño y la apariencia general de la nariz. Nuestro objetivo es conseguir una nariz de aspecto natural que ofrezca un balance armónico con el resto de las estructuras faciales.


La rinoplastia es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes para:

  • Reducir o aumentar el tamaño de la nariz.
  • Cambiar la forma de la punta de la nariz o del puente nasal.
  • Cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior.
  • Cambiar el ángulo entre la nariz y la frente.
  • Reducir la abertura de las fosas nasales.
  • Corregir un defecto o lesión congénitos.
  • Corregir algunos problemas respiratorios

Existen tres tipos de rinoplastia según el objetivo de la intervención:

  1. La rinoplastia estética modifica la forma y tamaño de la nariz en busca de una mejor estética facial.
  2. La rinoplastia funcional, corrige alteraciones o malformaciones, como ser desviaciones de tabique o hipertrofias de cornetes que dificultan la respiración.
  3. La rinoplastia reconstructiva, utilizada en casos de deformidades congénitas, accidentes, fracturas, quemaduras, tumores nasales. Se utilizan tejidos próximos a la nariz para aplicar injertos o colgajos.

Procedimientos asociados estéticos y funcionales

Algunos pacientes tienen requerimientos mixtos. Es decir que deben corregir un problema nasal funcional como hipertrofia de cornetes, desviación del tabique, pólipos, sinusitis crónicas, etc. y también desean hacer un cambio estético en su nariz. Si es posible se deben resolver los problemas estéticos y funcionales en la misma intervención quirúrgica, mejorando tanto en su respiración nasal como en su aspecto estético.

La edad también es algo a tener en cuenta a la hora de valorar la rinoplastia. Normalmente se recomienda a los pacientes que esperen al menos hasta los 14 ó 15 años, e incluso posiblemente algunos años más en el caso de los varones, antes de ser intervenidos. La razón no es otra que la falta de desarrollo de la nariz en edades tempranas. Es importante considerar el proceso de ajuste social y emocional del joven, y cerciorarse de que la operación sea algo que ellos desean, y no sus padres. No hay límite superior edad en el adulto para ser intervenido de rinoplastia siempre que no exista una contraindicación anestésica. Además, la rinoplastia se realiza en ocasiones junto a un lifting facial o junto a otro tipo de procedimientos de rejuvenecimiento facial.

La rinoplastia es una cirugía muy precisa, por lo que la misma debe ser realizada a través del conocimiento exhaustivo de la anatomía nasal, forma de la nariz y características faciales de cada paciente. La anatomía básica de la nariz incluye tres componentes: marco, soporte y cubierta externa. El marco nasal está dado por los huesos y los cartílagos. El soporte por los ligamentos de unión. La cubierta externa de la nariz está formada por la piel y los tejidos blandos. Estos diversos componentes están íntimamente relacionados entre sí, por lo que la capacidad de modificar la forma de la nariz en su conjunto va a estar relacionada a la posibilidad de lograr el balance correcto entre estas estructuras.

Los rostros atractivos en general poseen proporciones y relaciones correctas entre sus distintas estructuras.

Posibles complicaciones

como cualquier procedimiento quirúrgico existen riesgos inherentes a esta intervención. Aunque la gran mayoría no sufren ninguna de estas complicaciones, las mismas deben ser conocidas por los pacientes. Además de los riesgos generales de cualquier cirugía, que están minimizados al máximo al realizar los procedimientos en un ámbito de quirófano, y a un paciente sano con estudios preoperatorios normales, las complicaciones locales más frecuentes son:

    Sangrado

    Es posible y en general cede en forma espontánea, aunque a veces requiere realizar maniobras de taponaje.

    Infección

    Muy inusual.

    Cicatrización anormal

    Muy rara vez puede ocurrir cuando se utilizan cicatrices externas.

    Alteración de la sensibilidad

    Es normal sentir la nariz un tanto adormecida durante algunas semanas.

    Resultados no satisfactorios

    Para disminuir la posibilidad al máximo de este inconveniente se debe explicar al paciente cual es el alcance de la corrección que se puede lograr en cada caso en particular, relacionado con la forma de su nariz y las características de su rostro en general.

    Alteración funcional respiratoria

    Rara vez se producen cambios inflamatorios o cicatrizales en el interior de las vías respiratorias que pueden provocar alteraciones al flujo de aire.

    Efectos a largo plazo

    Los cambios de la forma nasal lograda con la rinoplastia pueden ser modificados con el tiempo por acción del envejecimiento, exposición solar importante, u otras causas ajenas a la cirugía en sí.